"Parándome a recordar, me parece un sueño con los ojos abiertos". La experiencia de Malena

7 noviembre 2018 laura

Desde el 18 al 26 de agosto de 2018, jóvenes de diferentes países de Europa se reunieron en el Intercambio Juvenil «Green Connection», que les ha ofrecido la oportunidad de vivir una experiencia de aprendizaje intercultural, compartiendo momentos de inclusión y llevando a cabo actividades relacionadas con la sostenibilidad ambiental, el respeto por la naturaleza, el deporte y el estilo de vida saludable. Malena, fue uno de nuestros participantes del grupo español, y esta es su experiencia.

Parándome a recordar mientras escribo esto, me parece un sueño con los ojos abiertos, muy, muy cercano.

Sí, este proyecto para mí, ha sido un sueño que he vivido realmente. Un sueño en el que al principio tenía miedo de sumergirme, no sabía si conocería gente o me quedaría un poco al margen, en parte gracias a un buen amigo al que ya conocía, que me ayudó con el idioma, pasó lo primero, a pasar de mi bajo nivel de inglés, que por cierto, fue creciendo notablemente a lo largo de los días, conseguí comunicarme con todo el mundo, dio igual la edad y el país, allí todos nos hicimos una gran familia.

Comenzamos con actividades para “romper el hielo”, muchos nombres, muchas caras… ¡Nos costó a todos! A lo largo los días, los juegos y actividades hicieron que nos conociésemos mucho más, viésemos nuestros puntos fuertes y los de nuestros compañeros, fue realmente interesante ver que con solo construir torres con vasos y pajitas o hacer cubos con papel aprendiésemos a cooperar y a trabajar en grupo tanto.

Los talleres que organizaron los “group liders” nos enseñaron a conocer nuestro cuerpo y a buscar recursos en los materiales que nos rodean para construir o crear cosas.

Las excursiones, albergaron charlas muy interesantes sobre las diferencias entre países o para profundizar en las personalidades y conocimientos de todos. Conocí a gente maravillosa, con muchas cosas que aportar al mundo.

Las veladas nos permitieron conocer los países y ver sus costumbres, localización, gastronomía, monumentos… en general su magia.

Esta experiencia me ha marcado mucho, personas de cinco países diferentes, con miles de diferencias, unidas con un mismo fin: aprender y conocer el mundo que nos rodea. También me ha ayudado a conocerme a mí misma un poco más, ahora sé que soy capaz de comunicarme en inglés y ha hecho que tenga más ganas de comerme el mundo de las que ya tenía, de conocer lugares y a sus gentes. Este proyecto me ha abierto al mundo y estoy llena de ganas de volver a repetir una experiencia así de manos de Brújula intercultural.

Gracias por darnos esta oportunidad de vivir un sueño real.

Malena de Andrés Hernández

ASOCIACIÓN BRÚJULA INTERCULTURAL

“Nuestro destino nunca es un lugar, sino una nueva forma de ver las cosas”